Premio internacional para un estudio cordobés

El proyecto Playboy Marina & Resort, del arquitecto Marcello Rodriguez Pons, es un conjunto compuesto por viviendas y un club náutico, ubicado junto al lago San Roque, en Córdoba. Obtuvo el primer premio de los World Architecture Awards.

Para el arquitecto Marcello Rodríguez Pons, 2012 había sido un año brillante. Su proyecto Playboy Marina & Resort fue preseleccionado para los Mipim Awards en Cannes, nominado para los International Architecture Awards en Dublin y Chicago, y una de las más altas recomendaciones entre los Cityscape Awards Dubai. Pero si de premios se trata, 2014 viene siendo el de la gran consagración: Primer Premio de los World Architecture Awards (New York) -otorgado por la World Architecture Community (WAC) en la categoría proyectos residenciales. Con 17.366 m2 construidos, el complejo se ubica en la localidad cordobesa de Villa Santa Cruz del Lago, provincia de Córdoba, y cuenta con 114 unidades residenciales, 50 atraques para embarcados de entre 8 y 15 metros de eslora y 200 plazas para estacionamiento. “El diseño de Playboy Marina & Resort está planteado como una comunidad verde -explica Rodríguez Pons-, intenta equilibrar los sistemas naturales de la zona y los nuevos departamentos en un entorno con áreas deportivas al aire libre y una marina. Todos los sectores intervinientes en el proceso de diseño llevaron a preservar los recursos naturales, dándole identidad y escala humana, generando construcciones amigables. El diseño contemporáneo y un concepto claro y fuerte materializaron éstos pensamientos”.

El conjunto está implantado en un pequeño acantilado a orillas del lago San Roque. El proyecto se organiza sobre un eje principal construido, con edificios residenciales en un extremo y un pequeño puerto deportivo en el otro. “Ambos elementos se integran, aunque están separados por un acantilado de 20 metros de altura y un camino público, un puente que contiene usos y servicios para el complejo y la comunidad. La imagen se basa en un desarrollo unificado y distintivo”. Perpendicular al eje, la edificación se organiza en tres paquetes de uso residencial: dos bloques de viviendas en el oeste, dos bloques en el este y una línea central principal, conformada por dos bloques de viviendas, un edificio independiente que contiene el gimnasio spa y servicios de piscina. Los bloqués están vinculados a través del edificio puente, que contiene un sky-restaurant con vistas al lago, un ascensor panorámico, la escalera y el yacht club, ubicado en la parte más baja del desarrollo.

“Tanto desde lo arquitectónico como desde el punto de vista del negocio -sostiene Rodríguez Pons-, es un muy buen proyecto, ya que los números -la tasa interna de retorno, conocida como TIR- dan gran rentabilidad. Seguramente hacia fines del próximo año comenzaremos a concretarlo”.